Como consecuencia de los problemas derivados por la pandemia de Covid-19, la inflación se convirtió en uno de los mayores retos a enfrentar por parte de las economías de cada país y esto empeoró con el recién conflicto entre Rusia-Ucrania. De acuerdo con el más reciente informe de Fondo Monetario Internacional (FMI), la inflación podría colocarse a una tasa de 10% en Latinoamérica en 2022.

De acuerdo con el reporte, el crecimiento de las economías de América Latina y el Caribe se desacelerará en 2022, luego de que en 2021 la región registrara crecimientos dispares.

En el caso de México, el FMI sostiene lo siguiente: en 2021, la tasa de crecimiento del PIB fue de 4.8%, para 2022 estima una caída de 2.0 y, para 2023, observa una recuperación de 2.5%.

Por otro lado, la inflación interanual del país subió a 7.45% hasta marzo de este año, lo que representó su mayor nivel desde 2001. En tanto, el Banco de México prevé que la inflación llegó a su pico para este año durante el primer trimestre de 2022, de tal forma que proyecta que ésta se colocará en 5.5% a fin de año.

«La subida de las tasas de interés complica la gestión de los ya elevados niveles de deuda, y un recrudecimiento de la guerra podría endurecer aún más las condiciones financieras en la región. En este contexto, una estrategia de consolidación inclusiva preservaría el apoyo a los más vulnerables, dice el informe»

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) expuso recientemente que la recuperación pospandémica en México aún se enfrenta a presiones. La economía del país se estancó durante febrero de este año debido a contracciones en el sector industrial y agropecuario.

Las actividades terciarias que se componen por el comercio, fueron el único sector que mostró avances en febrero de este año, representó un aumento de 0.6 por ciento. No obstante, el IGAE a su vez dio a conocer que la actividad económica en México tuvo un avance de 2.7% a diferencia del 2021.

La pérdida más significativa fue con las actividades que se relacionan con la agricultura, ganadería, pesca y aprovechamiento forestal, pues en tan solo los primeros dos meses de este año la actividad de esta industria se contrajo un 3.8 por ciento. Mientras que en el sector manufacturero, construcción y de minera se informó una caída de 1 por ciento.

Se prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) incremente de entre un 3% y 1% para finales de este año, aunque se advierte que los conflictos que derivan de la guerra entre Rusia-Ucrania presionaran el sector económico del país.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.