“¡Fuera, fuera!”, “¡Que se vaya!”, gritaban habitantes del pueblo San Luis Tlaxialtemalco, alcaldía Xochimilco, contra su sacerdote, mientras éste era escoltado por decenas de elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y de la Guardia Nacional para evitar que fuera linchado.

Las escenas del pueblo enfurecido ocurrieron la noche de ayer dentro y en los alrededores de la iglesia de San Luis Obispo de Tolosa, cuyo párroco fue acusado de presuntas irregularidades financieras, así como de cancelar la feria anual del pueblo.

Videos difundidos en redes sociales muestran cuando decenas de personas enojadas entran a empujones a la sacristía de la iglesia con la exigencia de que saliera el padre y se fuera de ahí.

El alboroto se hizo más fuerte por el sonar de las campanas, que llamó a más pobladores a la iglesia.

Poco pudo lograr el alcalde, José Carlos Acosta, quien llegó hasta el sitio a tratar de calmar los ánimos:

“Conformemos alguna comisión, si no, no vamos a avanzar en nada (…) que ustedes determinen”, les empezó a decir. Pero la gente reaccionó: “No, no, no. ¡La solución es que se vaya!”, le reviraron.

El morenista insistió: “Tranquilos, el asunto no es que se vaya o se quede, sino encontrar una solución… tenemos que sentarnos a dialogar”, siguió, pero la gente lo interrumpía: “¡Nooo! ¡Que se vaya!”, “¡Fuera el padre! ¡Fuera el padre!”, “¡Se metió con el pueblo y el pueblo no lo quiere!”, seguían.

Otro video muestra cómo, minutos después, el religioso sale caminando junto al alcalde Acosta, pero rodeado de unos 30 policías con sus escudos y cascos de protección. Al paso del contingente, todavía se escuchaban los gritos para ambos: “¡Pinche rata, por traidor!”, “Vas a querer tu voto wey!” y hasta “¡Crucifíquenlo!”.

 

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.