Derechos Humanos de Morelos acredita la detención arbitraria de una pareja el 30 de abril de 2021, tortura contra el joven y violación contra la mujer

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Morelos (CDHM) emitió este lunes una recomendación dirigida a la Comisión Estatal de Seguridad en contra de elementos de la policía, adscritos a la SSP de Cuautla, por la presunta violación cometida la madrugada del 1 de mayo de 2021, en agravio de una mujer dentro de un centro de arresto.

 

La recomendación es por violentar los derechos humanos de la joven y de su pareja, quienes fueron detenidos en Avenida Insurgentes sin haberles acreditado ninguna falta administrativa que lo justificara.

De acuerdo con la Recomendación CDHM/SE/VRO/061/030/2021, en la investigación de la CDHM se acreditaron violaciones graves a los siguientes derechos humanos:

En agravio de la joven:

  1. Derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, en su modalidad a no ser sometida a violencia física, psicológica y sexual;
  2. Derecho a la legalidad y seguridad jurídica; y
  3. Derecho a la integridad y seguridad personal, en su modalidad a no ser sometida al uso desproporcionado o indebido de la fuerza.

 

En agravio del joven:

  1. Derecho a la integridad y seguridad personal, en su modalidad a no ser sometido al uso desproporcionado o indebido de la fuerza; y
  2. Derecho a la legalidad y seguridad jurídica.

Por estos hechos, la CDHM solicitó a la Fiscalía General del Estado de Morelos (FGE) que integre y resuelva de manera inmediata la carpeta de investigación iniciada tras la denuncia de las víctimas para su atención y reparación integral

En mayo de 2021, la FGE ya había iniciado una carpeta de investigación en contra de los elementos del Mando Coordinado adscritos al municipio de Cuautla por la presunta violación sexual, luego de que la pareja levantó una denuncia el día 1 en la Fiscalía Regional Oriente.

COMPARECEN VÍCTIMAS ANTE LA CDHM

El 3 de mayo de 2021, la pareja compareció ante la CDHM para presentar una queja en contra de elementos de Seguridad Pública de la Policía Morelos, adscritos al municipio de Cuautla, toda vez que durante la madrugada del 1º de mayo fueron detenidos de manera arbitraria, bajo el uso desproporcionado de la fuerza y sometidos a actos de violencia física, psicológica y en el caso de ella, sexual, tras su ingreso al centro de arresto municipal.

Por estos hechos se inició el expediente CDHM/SE/VRO/061/030/2021, con el cual se solicitó a las autoridades señaladas como responsables, los informes respectivos y la implementación de medidas precautorias para salvaguardar la integridad y seguridad personal de los quejosos.

Al respecto, las autoridades negaron cualquier abuso de los elementos policiales señalados, sin embargo, a través de distintas documentales y evidencias, la CDHM acreditó violaciones graves a los derechos humanos en perjuicio de los jóvenes, por lo que se emitió una Recomendación con Solicitud.

LOS HECHOS

Los hechos ocurrieron la madrugada del 1 de mayo de 2021, luego de que la pareja salió de un establecimiento y se encontraba a la espera de transporte público para volver a su domicilio.

Alrededor de las 2 de la madrugada, la pareja estaba afuera de un establecimiento comercial en Avenida Insurgentes cuando tres sujetos con vestimenta oficial, ubicados a un costado de un vehículo de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, comenzaron a lanzar dichos lascivos y obscenos a la joven.

Ante esta falta de respeto, la pareja de la mujer encaró a los elementos y les pidió dejar de ofenderla, hecho que les molestó y por el cual lo esposaron y subieron al vehículo para trasladarlo al centro de arresto.

La mujer, por su parte, abordó un taxi en el cual siguió a la patrulla, al llegar al Centro de Arresto, ubicado en Calle 5 Norte 81, Plan de Ayala, y preguntar los motivos por los que se llevaron e ingresaron a su acompañante a una celda, la única respuesta que obtuvo fue el sometimiento y la privación ilegal de su libertad por parte de los elementos.

De inmediato, la metieron a una celda en donde los cuestionó sobre el paradero del joven al tiempo que les exigió la liberación de ambos, pues no existían motivos para mantenerlos detenidos y les expuso que su pareja solo la defendió de los abusos de la autoridad.

La situación se complicó cuando la mujer, en un momento de desesperación al escuchar los gritos de su acompañante por los golpes que estaba recibiendo, empezó a patear la puerta para que detuvieran la golpiza; sin embargo, tres elementos la sometieron violentamente con gas lacrimógeno, la lanzaron al piso y la esposaron.

Este hecho aminoró su capacidad de respuesta, ya que padece una enfermedad respiratoria, lo cual poco importó a los elementos policiacos pues uno de ellos, cuyo nombre se presume como «Darwin», la puso boca abajo y le abrió las piernas para después, y tras colocarse un preservativo, violentarla sexualmente.

Inmediatamente, ingresó a la celda otro elemento, a quien la víctima no logró identificar, pero quien también cometió una agresión sexual en su contra, tras lo que perdió el conocimiento.

Al ver a la joven inconsciente, ensangrentada y violentada, los elementos de la policía abrieron la celda del joven, a quien, amenazado con una pistola, le dijeron que si quería llevársela debía redactar y firmar un documento.

El joven refirió que en su desesperación solo obedeció a la exigencia, por lo que no recuerda lo plasmado en el papel que firmó y prefirió ir en busca de la mujer a la celda.

En ese lugar, la encontró con sangre en la cabeza y la boca, por lo que los policías tuvieron que llamar a dos paramédicos para reanimarla, pudiendo levantarse después de varios minutos.

A su salida, la pareja se topó con unidades vehiculares de la Guardia Nacional (GN), cuyos elementos abordo los auxiliaron y acompañaron a la Fiscalía Regional de la Zona Oriente, en donde no pudieron atenderlos ya que no había personal médico legista.

Fue así que los integrantes de la GN los llevaron al Hospital General de Cuautla, en donde le brindaron los primeros auxilios a la mujer; sin embargo, prefirieron irse de ahí alrededor de las 9 de la mañana, pues no había personal del Ministerio Público que tomara su declaración.

Fue así que la pareja decidió regresar a su domicilio a descansar, ya en casa   llamaron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), de donde obtuvieron orientación para acudir a la Fiscalía Regional Oriente a realizar la denuncia, y asimismo presentarse en las instalaciones de la CDHM.

Así, con fecha 1 de mayo, a las 19:00 horas aproximadamente, llegaron a la Fiscalía para presentar la denuncia, sitio en el que les fueron tomadas fotografías. A la joven le fue realizado además un peritaje médico ginecológico, aunque no le fue aplicada una evaluación psicológica.

Asimismo, la pareja refirió que no les fue asignado un asesor jurídico y que los elementos de la Policía del Mando Coordinado de Cuautla los despojaron de sus pertenencias, entre éstas un teléfono celular, su credencial para votar, tres tarjetas bancarias, una identificación de derechohabiente del ISSFAM, una cadena de oro de 14 quilates con un dije y 4 mil pesos.

Es importante destacar que en poder de la CDHM existen videos, sin voz, en los que se aprecian los hechos ocurridos dentro del centro de arresto, así como en las celdas, no obstante, en las grabaciones no se aprecia la agresión sexual pues habría ocurrido en un punto ciego de las cámaras.

Adicionalmente y aunque el organismo de derechos humanos solicitó información a las autoridades responsables, principalmente a la CES,  en ninguno de los informes remitidos se indican los nombres de los oficiales implicados en el caso.

Mientras que el informe municipal tampoco remitió las certificaciones médicas al interior del centro de arresto, ni los informes de la audiencia con el juez cívico, la cual es obligatoria en este tipo de casos, ya que es esta autoridad la que impone la multa o sanción respectiva.

Estas omisiones demuestran que no hubo ni certificación médica ni audiencia con el juez cívico y, por tanto, no existió ninguna falta administrativa que justificara la retención y en ningún caso las violaciones cometidas.

LA RECOMENDACIÓN DE LA CDHM

La recomendación señala la reparación integral del daño a las víctimas, que en un  primer momento implica su localización, pues como consecuencia de estos actos tuvieron que cambiar de residencia fuera de Morelos; que se realice una investigación inmediata y exhaustiva del caso e iniciar los procedimientos administrativos en contra de los elementos.

Y si es necesario, que se realicen las diligencias necesarias para incluso dictar una prisión preventiva en contra de los elementos involucrados y separarlos del cargo.

La reparación del daño deberá darse a través de las distintas medidas que contempla la Ley General de Víctimas.

Además, una disculpa pública por parte del Comisionado Estatal de Seguridad Pública y de la Secretaría de Seguridad Pública del Ayuntamiento de CuautlaMorelos; así como una disculpa a través de un periódico de circulación nacional.

¿QUÉ SE SOLICITA A LA FGE MORELOS?

En su resolución, la CDHM emitió una Solicitud dirigida a la Fiscalía de Morelos para que integre y resuelva de manera inmediata la carpeta de investigación iniciada en contra de los elementos de la policía por el delito de violación.

A fin de proceder a la atención y apoyo en la reparación integral del daño cometido en contra de las víctimas.

Toda vez que la FGE de Morelos es la responsable de acreditar los delitos, así como la responsabilidad penal.

De acuerdo con la CDHM, tanto en lo que respecta a la recomendación (dirigida al CES y la SSP de Cuautla) como a la solicitud (emitida a la FGE) se cuenta con 10 días para informar si aceptan o rechazan la citada resolución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.