Luego de 53 horas detenido y “confundido” con un migrante, el joven chiapaneco de 26 años fue liberado esta madrugada por el Instituto Nacional de Migración (INM) y para el “desagravio” le dieron 2 mil pesos a sus padres. El joven dice que tras su captura fue torturado psicológicamente por miembros de la Guardia Nacional (GN).

Aquilio Roque Cruz padre del joven Octavio Roque Velázquez, denunció que su hijo fue detenido por agentes de la Guardia Nacional y del Instituto Nacional de Migración (INM) el pasado sábado alrededor de las 20 horas en un retén migratorio ubicado en la autopista Ocozocoautla, Chiapas-Cosoleacaque, Veracruz, a la altura de un tramo llamado Malpasito.

Señaló que Octavio de 26 años partió de Tuxtla el sábado por la noche e iba sin documentos personales hacia Coatzacoalcos, Veracruz, donde vive con su esposa y sus tres hijos.

Sin embargo, fue bajado del autobús junto a otra persona que sí era migrante y que por ir a su lado y no llevar su credencial del INE también lo calificaron de ser migrante.

Dice que, como en esa zona no entra la señal de celular, es hasta que fue trasladado de regreso a Tuxtla Gutiérrez y llevado al Cuartel Estatal de la Guardia Nacional donde se encuentra la Estación Migratoria, conocida como La Mosca, cuando se pudo comunicar con sus padres para decirles que había sido detenido “por la migra”.

Desde el domingo en la madrugada sus padres de movilizaron a Tuxtla Gutiérrez para buscar s su hijo en las oficinas del INM pero les dijeron que no era suficiente el acta de nacimiento ni su CURP, ni sus certificados de primaria o secundaria, que debería llevar su credencial del INE.

Fue a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, pero ahí le dijeron que no era ahí su queja sino en la Comisión Nacional con oficinas en San Cristóbal de Las Casas, tras varias vueltas y no tener dinero para viajar, regresó a Cintalapa, a 80 kilómetros de Tuxtla para pedir dinero prestado a su familia y volver a regresar el lunes por la mañana y buscar la libertad de su hijo. De nuevo el lunes no pudo lograr su libertad y fie tratado de manera grosera y prepotente por los agentes del INM.

Fue hasta que los medios y los periodistas empezaron a denunciar el caso de Octavio, que una patrulla del INM fue por los padres del detenido hasta Cintalapa y lo trajeron a Tuxtla para decirles que les entregarían a su hijo. Pero no fue sino hasta la 1 de la mañana de este martes que por fin lograron su libertad.

Tras un “usted disculpe” y dos mil pesos que le dieron para el “desagravio”, Aquilio pidió hoy la reparación del daño a su hijo pues estuvo 53 horas detenido de forma arbitraria.

Octavio Roque Velázquez, dijo que desde que fue bajado del autobús agentes de la Guardia Nacional lo insultaron y lo apartaron en una zona solitaria, donde le pidieron que confesara que él era “un coyote”, que iba guiando a migrantes.

Dijo que su compañero de asiento era una persona presuntamente migrante porque traía una credencial falsa, pero que al ir él a su lado y sin papeles, lo acusaron de ser migrante y además ser “pollero”.

Que en todo momento fue torturado psicológicamente por los agentes del INM y de la Guardia Nacional, quienes le aseguraron que se le iría muy mal sino confesaba ser “guía de indocumentados”, señalamiento que él siempre rechazó.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.