China y Estados Unidos no solo deben guiar sus relaciones por el camino correcto, sino también asumir su parte de las responsabilidades internacionales y trabajar por la paz y la tranquilidad mundiales, dijo el presidente chino, C, a su par estadounidense, Joe Biden.

Este viernes Joe Biden y Xi Jinping sostuvieron una videollamada de casi dos horas, según informó la Casa Blanca, en donde abordaron la situación mundial a partir de la invasión rusa a Ucrania el pasado 24 de febrero.

De acuerdo con medios estatales chinos, Xi aseguró a Biden que los conflictos y enfrentamientos como los que se están produciendo en Ucrania no benefician a nadie y agregó que las relaciones de estado a estado no pueden avanzar a una fase de confrontación.

Se esperaba que Biden advirtiera a su homólogo chino que Pekín pagaría un precio muy alto si apoya la invasión, una advertencia que llega en un momento de creciente acritud entre las dos naciones.

Xi instó a Biden a que China y Estados Unidos guíen las relaciones bilaterales por el buen camino y que ambas partes deben también asumir responsabilidades internacionales y hacer esfuerzos por la paz mundial.

La subsecretaria de Estado estadounidense, Wendy Sherman, dijo a la cadena MSNBC que Xi debería decirle al presidente ruso, Vladimir Putin, “que ponga fin a esta carnicería” en Ucrania.

En un diálogo con CNN, Sherman agregó que:

“China necesita situarse en el lado correcto de la historia. Tiene que asegurarse que no se apartará, ni financieramente ni de ninguna otra manera, a las sanciones que se han impuesto a Rusia”.

Antes de la llamada, un portaaviones chino navegó el viernes por el estrecho de Taiwán. El USS Ralph Johnson, un destructor de misiles guiados Arleigh Burke, lo siguió al menos en parte de su ruta.

China reclama como propia a Taiwán, gobernada democráticamente, y en los últimos dos años ha intensificado su actividad militar cerca de la isla para hacer valer sus reivindicaciones de soberanía, alarmando a Washington.

A Washington también le preocupa que China pueda ayudar a Rusia a eludir las sanciones económicas de Occidente.

La invasión rusa de Ucrania, que se encuentra en su cuarta semana, ha dejado cientos de muertos, reducido a escombros las zonas urbanas y desencadenado una crisis humanitaria que ha hecho que millones de personas huyan del país.

Rusia disparó el viernes misiles contra un aeropuerto cercano a Leópolis, una ciudad en la que cientos de miles de personas habían buscado refugio lejos de los campos de batalla.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.