Iraníes participan en una ceremonia fúnebre del difunto presidente Ebrahim Raisi en Teherán, Irán, 22 de mayo de 2024. El presidente iraní Raisi y otras siete personas, entre ellas el ministro de Asuntos Exteriores, Amir-Abdollahian, murieron en un accidente de helicóptero el 19 de mayo de 2024, tras una visita oficial al noroeste de Irán, cerca de la frontera con Azerbaiyán, confirmó el gobierno iraní. El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, anunció el 20 de mayo un luto público de cinco días tras la muerte de Raisi. (Azerbaiyán, Teherán) EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

En una muestra de respeto y luto, miles de iraníes se congregaron en las calles de Teherán para despedir al presidente de Irán en un funeral multitudinario. La ceremonia, cargada de emotividad y solemnidad, contó con la presencia de diversas figuras políticas y religiosas del país, así como de invitados internacionales.

Entre los asistentes, destacó la presencia del líder político de Hamás, Ismail Haniyeh, quien viajó especialmente para rendir homenaje al difunto mandatario. Su asistencia subraya las estrechas relaciones entre Irán y el grupo palestino Hamás, que comparten una visión común en varios aspectos geopolíticos y religiosos.

El cortejo fúnebre recorrió las principales avenidas de la capital iraní, flanqueado por multitudes que entonaban cánticos y portaban retratos del presidente. La ceremonia fue transmitida en vivo por los principales medios de comunicación del país, permitiendo que millones de iraníes pudieran participar del duelo a distancia.

Durante el funeral, se pronunciaron discursos de varias personalidades destacadas. El líder supremo de Irán, el Ayatolá Ali Khamenei, encabezó las oraciones y destacó la dedicación del presidente al servicio de la nación y su lucha por los valores islámicos. También subrayó la importancia de la unidad y la resistencia frente a las presiones externas.

Ismail Haniyeh, por su parte, expresó sus condolencias y resaltó la colaboración entre Hamás e Irán en la defensa de la causa palestina. Su presencia fue vista como un gesto de solidaridad y refuerzo de los lazos estratégicos entre ambas entidades.

El fallecimiento del presidente iraní ha generado una ola de reacciones a nivel internacional, con líderes de diversas naciones enviando mensajes de condolencia. La sucesión en el cargo se espera que sea un proceso delicado, dado el contexto político y social de la región.

El funeral no solo fue un acto de despedida, sino también una afirmación del legado y la influencia del presidente fallecido en la política iraní y en el ámbito internacional. Los asistentes se mostraron comprometidos a continuar con sus políticas y principios, en un momento crítico para Irán y sus aliados.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *