La mexicana Priscila Lara Guevara, de 29 años de edad, y su cómplice Constantín Gabriel Dumitru, de 47 años, quedaron en prisión provisional y sin fianza, en España, por el robo de 45 botellas de vino del hotel-restaurante Atrio, valoradas en 1,7 millones de euros (35.4 millones de pesos), aunque en carta alcanzarían un valor superior a los 3 millones de euros (62.5 millones de pesos).

Así lo determinó este jueves a puerta cerrada el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Cáceres (Badajoz, España), que instruye el espectacular robo de las botellas, algunas de colección.

Se les acusa de un delito de robo con fuerza, por lo que podrían ser condenados a un máximo de 6 años de prisión.

En la comparecencia, los detenidos se han acogido a su derecho de no declarar, por recomendación de su abogada. La representante legal de los acusados, Sylvia Córdoba, afirmó a los periodistas al salir de la audiencia que se acogieron a su derecho a no declarar, porque “todavía quedan muchas diligencias de investigación por practicar”, según cita Eldiario.es.

Solamente han respondido a las preguntas de su representante legal, relativas a cuestiones sobre su situación personal, dirección y arraigo en España, entre otras.

Pese a no declarar sobre los hechos de los que se les acusa, los detenidos mantienen su inocencia, según ha dado a conocer su abogada, quien aseguró que sus clientes no estaban fugados, sino que estaban de vacaciones, “lo habitual en estas fechas”.

La abogada aseguró sobre los presuntos desplazamientos que hicieron por diversos países europeos, que “no está acreditado, obviamente se les ha detenido en el extranjero, pero no se estaban fugando”.

En opinión de la jurista, pese al cariz mediático del robo, la pena máxima de seis años de prisión a la que podrían ser condenados, y su arraigo en España, no justifica su ingreso en prisión, señaló.

La abogada afirmó que en la comparecencia pidió al juez instructor que se les impusiera libertad provisional o cualquier otra medida cautelar menos lesiva.

De hecho llevan ya dos semanas en prisión, con unas condiciones muy lamentables, en Croacia. No han sido juzgados, no han sido condenados, pero llevan privados de libertad casi 20 días”.

En declaraciones al citado medio, la abogada aseguró que en unos días que se reintegre el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 podría solicitar que ambos detenidos sean trasladados a un centro penitenciario de Madrid, donde tienen su residencia y a su familia. De hecho, el juzgado de instrucción 2, que se encuentra de guardia, fue el que impuso la medida cautelar.

El auto de la jueza señala que se les acusa de un delito de robo con fuerza, en establecimiento abierto al público con la posible concurrencia de dos agravantes, el elevado valor económico y el valor cultural y artístico de lo sustraído.

No han sido acusados de falsedad documental, a pesar de que la mexicana Lara Guevara se registró presuntamente en el hotel con una identidad falsa, y que la policía asegura que en estos diez meses se han estado moviendo por toda Europa con documentación falsa.

La jueza argumento en su resolución que impone a los detenidos la prisión provisional en base a la gravedad de las penas que pudieran imponerse, el elevado riesgo de fuga y la reiteración delictiva, existiendo, en el caso del hombre una requisitoria de un juzgado de Madrid por un robo perpetrado en un robo perpetrado en el exclusivo barrio de Salamanca.

El pasado 20 de julio, fuentes de la investigación confirmaron a Apro, que Priscila Lara Guevara, ex “Miss Earth Estado de México” 2016, y su cómplice Constantín Gabriel Dumitru, de 47 años, con doble naconalidad rumana y holandesa y con antecedentes, habían sido detenidos al tratar de cruzar la frontera de Croacia desde Montenegro en el puesto fronterizo de Karasovi Sutorina.

Sus nombres estaban boletinados por España en Interpol y Europol, y al momento fueron detenidos.

La Policía Nacional española informó que la pareja es presuntamente responsable del robo de 45 botellas de vino del exclusivo hotel-restaurante Atrio, de Cáceres (España). Estos 45 caldos de alta gama alcanzan un precio total de 1.6 millones de euros (equivalente a 33.5 millones de pesos).

Entre las botellas robadas se encuentra una que es única en el mundo, es un Chateau d´Yquem de 1806, tasada en 310 mil euros, mientras que otros seis vinos son del siglo XIX.

La policía española considera que el hombre y la mujer demostraron “estar altamente especializados y con experiencia al realizar el robo con una planificación milimétrica”.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *