En un documento de 20 páginas entregado a la Corte Federal del Distrito Este en Brooklyn, Nueva York, el Departamento de Justicia de Estados Unidos solicitó admitir pruebas que tiene en su poder de que Genaro García Luna, amenazó e intento sobornar a periodistas que sabían de sus nexos con el Cártel de Sinaloa y ya estando detenido, buscó la forma de asesinar a un posible testigo.

Los fiscales federales a cargo del caso de García Luna quien fuera amigo, asesor, confidente, mano derecha y arquitecto de la lucha militarizada contra el narcotráfico del expresidente Felipe Calderón, exponen que las evidencias sustentan los delitos que imputan al acusado.

Específicamente evidencia de que el acusado intentó silenciar a los periodistas por medio de acoso y sobornos y sus intenciones de manipular el caso con testigos, como pruebas directas de los delitos que se le imputan”, se lee en el documento.

Los fiscales exponen al juez Brian Cogan, a cargo del caso contra García Luna, que este desde 2001 a 2005, cuando era titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) en la presidencia de Vicente Fox, empezó a trabajar y colaborar con el Cártel de Sinaloa.

Utilizó su puesto en el gobierno para apoyar al Cártel de Sinaloa a cambio de sobornos multimillonarios”, resaltan los fiscales.

Al juez Cogan el Departamento de Justicia le recuerda que, como Secretario de Seguridad Pública, con Calderón, García Luna tenía más poder y proporcionaba información al Cártel de Sinaloa que le permitía trasegar drogas a Estados Unidos sin ningún problema.

En detalle, los fiscales le argumentan al juez que durante el juicio (calendarizado para octubre de este año) demostrarán cómo García Luna “hostigo y amenazó” a periodistas que investigaban sus nexos con el narcotráfico mexicano.

“Aproximadamente entre 2008 y 2013 el acusado sometió a periodistas a una campaña de acoso y amenazas como resultado de las investigaciones periodísticas sobre sus actividades. El gobierno (estadunidense) busca también presentar evidencia de que aproximadamente en 2009 y 2010 el acusado utilizó dinero que ganó con los sobornos para pagar como cohecho a organizaciones de periodistas con el objetivo de evitar que periodistas publicaran información negativa sobre él”, subrayan los fiscales federales de Estados Unidos.

Como colofón de esto, el Departamento de Justicia le notifica a Cogan que también en el juicio, presentaría otras pruebas de que García Luna ya estando bajo arresto en Estados Unidos fue grabado hablando con un agente encubierto sobre cómo manipular o eliminar a testigos que ante la Corte en Nueva York podrían testificar en su contra.

García Luna fue detenido por agentes federales estadunidenses en diciembre de 2019, los fiscales hablan de una conversación grabada en 2020 en la cual el acusado habló de usar a la Mafia Rusa para acabar con posibles testigos que lo hundirían con su testimonio el juicio.

Los agentes federales de Estados Unidos usaron a una persona como anzuelo, cuya identidad omiten en el documento, para que a García Luna le diera un número de teléfono de un supuesto integrante de la Mafia Rusa, que en realidad era un agente federal estadunidense encubierto.

El documento contiene la transcripción de una parte de la conversación en la que se habla de contratar al supuesto mafioso ruso para “matar” a dos testigos o familiares que los fiscales indican son, Jesús “Rey” Zambada García y a Luis Cárdenas Palomino, segundo del acusado en su paso por las presidencias de Fox y Calderón.

«Porque estuvieron de su lado y ahora se pasaron al otro lado y tengo gente que vive en Corea y tengo, lo puedes decir, porque no tengo cómo explicarte cómo trabajan”, citan a García Luna los fiscales como parte de la transcripción de la conversación que le grabaron.

Rey Zambada García es hermano de Vicente “El Mayo” Zambada García, capo de capos de Cártel de Sinaloa, y quien además fue testigo del Departamento de Justicia estadunidense en el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, otro jefe de la organización criminal.

Los fiscales le insisten al juez que durante el juicio contra el principal asesor antinarcóticos de Calderón a lo largo de su presidencia, pretenden presentar como testigos de la parte acusadora a integrantes del Cártel de Sinaloa y del narcotráfico mexicano, como hicieron en el del Chapo.

“La evidencia sobre los esfuerzos del acusado para silenciar a periodistas, ayuda a explicar cómo, corrompido, él apoyó por años al Cártel de Sinaloa sin que fuera detectado o arrestado”.

“De manera similar, las conversaciones del acusado después de su arresto sobre cómo manipular a los testigos y sus esfuerzos para llegar a agentes encubiertos que se hacían pasar como mafiosos, son evidencia directa de su culpabilidad”, matizan los fiscales federales.

La misiva al juez Cogan está firmada por Breon Peace, Saritha Comatiredy, Ryan Harris, Erin Reid, Philip Pilmar y Marietou Diouf.

 

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.