El canciller de Alemania, Olaf Scholz; el primer ministro de Italia, Mario Draghi, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, recorrieron este jueves las calles de la ciudad ucraniana de Irpin, tomada durante semanas por las fuerzas rusas y que «es al mismo tiempo una localidad devastada y heroica», en palabras del mandatario galo.

Los tres dirigentes visitaron la zona acompañados de un asesor del presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en el arranque de una agenda política con la que quieren reiterar su apoyo a las autoridades y el pueblo ucranianos ante la invasión ordenada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, el 24 de febrero.

«Aquí los ucranianos frenaron al Ejército ruso que avanzaba hacia Kiev», destacó Macron, que ha visto en primera persona «las huellas de la barbarie». El presidente francés señaló que Irpin –donde se hallaron casi 300 cadáveres de civiles tras el repliegue ruso– y otras áreas cercanas a la capital han sido escenario de crímenes de guerra, según la televisión pública.

Macron llamó a seguir apoyando a Ucrania para que pueda «resistir y ganar», para lo cual se posicionó «sin ambigüedades» del lado de un país que ahora aspira a estrechar lazos con la Unión Europea. Tanto el presidente francés como los líderes alemán e italiano tienen previsto trasladar este mensaje al propio Zelenski en persona.

Por su parte, Draghi señaló que «todo esto tiene que verse y conocerse», para que el mundo sea consciente de lo ocurrido en enclaves como Irpin y Bucha. El primer ministro italiano se dirigió a un comandante ucraniano para decirle: «El mundo está de vuestra parte», según la agencia AdnKronos.

También para Scholz, Irpin es ejemplo de la «brutalidad de la guerra» iniciada por Putin, «que simplemente se empeña en destruir y conquistar». En este sentido, declaró que Irpin es «un recordatorio muy importante» de la necesidad de actuar frente a la «brutalidad» rusa, informó la agencia DPA.

 

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.