La ministra del Interior británica, Priti Patel, aprobó este viernes la extradición del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a Estados Unidos para enfrentar cargos penales, lo que acerca a su fin a su larga saga legal.

Las autoridades estadounidenses buscan a Assange por 18 cargos, incluido un cargo de espionaje, relacionados con la publicación por parte de WikiLeaks de grandes cantidades de registros militares confidenciales de Estados Unidos y cables diplomáticos que, según Washington, pusieron vidas en peligro.

Sus partidarios dicen que es un héroe antisistema que ha sido victimizado porque expuso las irregularidades de Estados Unidos en los conflictos en Afganistán e Irak, y que su enjuiciamiento es un ataque al periodismo y la libertad de expresión por motivos políticos.

Su esposa Stella dijo que Assange apelaría después de que el Ministerio del Interior dijera que su extradición había sido aprobada.

“En este caso, los tribunales del Reino Unido no han determinado que sería opresivo, injusto o un abuso de proceso extraditar al señor Assange“, dijo el Ministerio del Interior en un comunicado.

Tampoco han encontrado que la extradición sería incompatible con sus derechos humanos, incluido su derecho a un juicio justo y a la libertad de expresión, y que mientras esté en Estados Unidos será tratado adecuadamente, incluso en relación con su salud”.

Originalmente, un juez británico dictaminó que Assange no debería ser deportado, diciendo que su salud mental significaba que estaría en riesgo de suicidio si fuera declarado culpable y recluido en una prisión de máxima seguridad.

Pero esto fue anulado en una apelación después de que Estados Unidos dio un paquete de garantías, incluida la promesa de que podría ser transferido a Australia para cumplir cualquier sentencia.

La decisión de Patel no significa el final de la lucha legal del australiano Assange, que lleva más de una década y podría continuar por muchos meses más.

Puede presentar una apelación ante el Tribunal Superior de Londres, que debe aprobar la impugnación. En última instancia, puede tratar de llevar su caso a la Corte Suprema del Reino Unido. Pero si se rechaza una apelación, Assange debe ser extraditado dentro de los 28 días.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.