Para miles de capitalinos que querían salir hacia Cuernavaca o Acapulco, el primer megapuente del año empezó con frustración.

Habitantes de Tres Marías, en Huitzilac, bloquearon durante ocho horas la carretera libre México-Cuernavaca, donde a la altura del kilómetro 47 prendieron llantas. Después cerraron los carriles norte-sur de la autopista por casi cuatro horas. Ambos cierres colapsaron el tránsito en la zona sur de la CDMX ante los automovilistas que buscaban disfrutar de un descanso.

Los habitantes exigían que se liberara a tres jóvenes, al parecer vinculados con la tala ilegal, que fueron detenidos el jueves por la Guardia Nacional y los cuales, acusan, fueron entregados a comuneros de Topilejo como escarmiento por su presunta actividad ilegal en esta zona de la alcaldía Tlalpan.

Sin embargo, en un comunicado la Comunidad Agraria de San Miguel Topilejo rechazó tener vínculos con la detención de los jóvenes y acusaron a los inconformes de tener vínculos con talamontes, por lo que los responsabilizaron de cualquier daño o ataque contra la comunidad o sus integrantes.

La protesta comenzó alrededor de las 15:00 horas en la carretera libre y conforme pasaron las horas, los bloqueos se extendieron a la autopista. Ninguna autoridad federal o local acudió para dialogar o a informar sobre el paradero de los detenidos.

El día jueves, gente de Bienes Comunales de Topilejo y de la Guardia Nacional allanaron un domicilio en Fierro del Toro; entraron sin una orden de cateo y se llevaron a tres jóvenes que no tenían delito alguno. Nos comenta la Guardia que se los entregó a Bienes Comunales de Topilejo”, narró Gilberto, un poblador de la zona.

Familiares de los detenidos los buscaron en la alcaldía Tlalpan, pero en ninguna institución policiaca los hallaron o les dieron informes, indicaron.

A las 17:00 horas los habitantes comenzaron a quemar las llantas y a las 18:30 cerraron la autopista.

Vamos a Acapulco, pero llegando aquí ya no nos dejaron pasar, ya llevamos tres horas aquí parados”, dijo Laura Ayala, una turista varada.

Alrededor de las 23:00 horas y ante la noticia de que dos grupos antimotines de la Guardia se alistaban para retirar la protesta, los inconformes optaron por irse. Fueron los automovilistas varados quienes retiraron llantas, palos y piedras para abrir el paso.

La afectación vial en la CDMX abarcó zonas como la caseta de Tlalpan, el Monumento al Caminero, Viaducto Tlalpan, calzada de Tlalpan e Insurgentes Sur.

DÍA DE CAOS Y FRUSTRACIÓN

Los inconformes quemaron llantas para cerrar el paso en la carretera libre, que registró filas de vehículos desde la zona del mirador. Incluso hubo quien optó por caminar sobre el acotamiento. Por la noche, la afectación vial alcanzó gran parte del sur de la Ciudad de México, sobre todo cerca de la caseta de cobro de Tlalpan.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.