En Morelos, las víctimas de violencia vicaria, han alcanzado a mujeres extranjeras que se casan con mexicanos con algún grado de poder o influencias, tal es el caso de Sionade Colby a quien le fue arrebatado su bebé de dos años, por su exmarido, quien se valió de las influencias que tiene para impedir que ella vea a su hijo e incluso pueda amamantarlo.

Gerardo Héctor Trejo Zapata es el nombre del papá del menor, quien fuera trabajador del Instituto de Capacitación para el Trabajo para el Estado de Morelos (ICATMOR) y se valió de su empleo para poner a todo el sistema en contra de su exesposa aunado a que se presume que sobornó a autoridades judiciales y del DIF para poder quedarse con el niño.

“Él tiene muchas influencias, es muy corrupto, no me quisieron dar la alerta Amber cuando me lo arrebató debido a la corrupción en la que también ha incurrido su familia, ellos tienen un hotel, tienen dinero y han comprado a las autoridades; yo no puedo trabajar porque no tengo permiso aquí en México”, expresó.

Ella, quien casi no habla español, se separó de Gerardo Héctor Trejo por violencia intrafamiliar cuando vivían juntos en el municipio de Miacatlán, de hecho comentó que tuvo conocimiento de que él comenzó a suministrar presuntamente un té de mariguana al bebé, desde enero pasado que se lo llevó, ello para calmarlo pues no tiene a su madre cerca, ya que aún era amamantado.

“He sostenido que mi hijo está siendo drogado para mantenerlo en estado de sedación, porque nunca había estado lejos de mi, he denunciado al DIF de Tetecala, que mi hijo está siendo drogado y no le importa, nadie quiso hacerle prueba para constatar si le están dando alguna sustancia”, expresó la madre a través de una traductoras.

El martes, la afectada acudió al juzgado penal de Jojutla para llevar a cabo la formulación de imputación de Gerardo Héctor Trejo Zapata en la cual la Juez le ordenó entregar al bebé a su madre Sionade Colby Kilcommons en el domicilio establecido por la misma.

Sin embargo el acusado y su abogada nunca se presentaron, por lo que se levantó el acta correspondiente de la diligencia con todos los ahí presentes, abogados, traductor, ministerio público, psicóloga y demás personal que acompañaba para testificar que el padre del menor fue omiso al atender lo ordenado por la Juez del Juzgado penal de dicho municipio.

Sionade Colby solicitó incluso el apoyo de la embajada canadiense, pero señaló que le respondieron que era un tema legal por lo que no podían intervenir, aunado que no le tramitó su pasaporte a tiempo, para poder constatar la doble nacionalidad del menor y así el gobierno canadiense poder reclamar la restitución del bebé.

“Se trata de un asunto legal, por eso me dijeron que no podían ayudarme, pero vamos a seguir intentando, el Niño no tiene la doble nacionalidad ya que por el COVID-19 no pude tramitarle su pasaporte”, expresó Sionade.

Darán seguimiento al caso

El titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) Rubén Jasso señaló que ya se entrevistó con la afectada, le explicaron los temas legales que ella deberá considerar, ya tienen una nueva abogada, que se prevé la asesore de forma correcta.

“La juez penal ya requirió al papá para que entregue al menor; si no lo entregó tendrá su repercusión legal de acuerdo a lo que pidan los abogados”, detalló el magistrado presidente.

Si bien, Gerardo Héctor es padre del menor, al tener ella la guardia y custodia del pequeño y, al no acatar la determinación de la juez, se prevé que una de la repercusión legal es una denuncia ante la Fiscalía General del Estado, por sustracción del menor.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.