El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió el domingo que, aunque no les guste a sus opositores, seguirá con su estrategia de “abrazos, no balazos”.

“No les gusta a nuestros adversarios, pero ya ven que soy un poco perseverante, lo voy a seguir diciendo: abrazos, no balazos; y justicia, atender a la gente más necesitada, atender a los jóvenes, para que nadie se vea obligado a tomar el camino de las conductas antisociales. Así vamos a seguir serenando a nuestro país”, indicó en su discurso al inicio de obras de infraestructura en Quintana Roo.

Aseguró que se tiene que lograr paz y tranquilidad con la filosofía de que la paz es fruto de la justicia, y eso es lo que va a seguir aplicando como política.

Señaló que no es un asunto fácil, pero tienen muchas convicciones y van a seguir actuando con rectitud, con honestidad, y garantizando todos los derechos, el derecho a disentir, garantizando las libertades.

“Porque nosotros aspiramos a fortalecer un sistema verdaderamente democrático”, añadió, mientras familiares de desaparecidos en la entidad se manifestaban afuera del evento.

Agregó que en México, no se va nunca a permitir una dictadura. “Tenemos que garantizar, por encima de todo, las libertades, que todos puedan expresarse. Y si tenemos nuestra conciencia tranquila, no tenemos nada de qué preocuparnos. Vamos a seguir gobernando en bien de México”.

También dijo que debe haber justicia para atender a la gente más necesitada, atender a los jóvenes para que nadie se vea obligado a tomar el camino de las conductas antisociales.

“Así vamos a seguir serenando a nuestro país. No es un asunto fácil, pero tenemos muchas convicciones y vamos a seguir actuando con rectitud, con honestidad y garantizando todos los derechos”, comentó.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.