Un arresto domiciliario, dos órdenes de aprehensión por los delitos de genocidio y crímenes de lesa humanidad y creador de la llamada “guerra sucia” son parte de la historia de el ex presidente de México, Luis Echeverría Álvarez, un caso más de  impunidad que se suma a la lista de hechos en México, pues murió sin ser juzgado a los 100 años de edad.

Y es que este mandatario, quien ocupó la silla presidencial de 1970-1976, fue acusado de orquestar, junto con el expresidente Gustavo Díaz Ordaz, la matanza del 2 de octubre de 1968, estudiantes que levantaron la voz, pues protestaron por la eliminación del autoritarismo y renuncia del gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Se trató de la peor masacre a estudiantes en el país, de ahí la frase “el 2 de octubre no se olvida”. Ese día miembros del Ejército abrieron fuego contra los alumnos que se concentraron en las inmediaciones de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, Ciudad de México.

Un hecho aparentemente planeado y ordenado por Díaz Ordaz, junto con Luis Echeverría, quien en 1968 era Secretario de Gobernación. De acuerdo con las investigaciones, la matanza duró más de dos horas y se contabilizaron más de 250 fallecidos, aunque la cifra total aún se desconoce.

A Echeverría Álvarez también se le responsabilizó de una masacre más conocida como Jueves de Corpus o El Halconazo, trágico episodio en que murieron al menos 120 estudiantes el 10 de  junio de 1971, quienes fueron masacrados por el simple hecho de salir a las calles a protestar y exigir mayores espacios democráticos para la vida política y sindical del país.

Durante su gobierno, una ola de secuestros y asesinatos contra guerrilleros, empresarios, políticos, y más fueron una de las razones de llamar a ese hecho como la Guerra sucia.

En junio de 2006, impulsado por el gobierno de Vicente Fox (PAN), Luis Echeverría fue acusado por la Fiscalía mexicana de ser el primer ex presidente en recibir órdenes de aprehensión en su contra y arresto domiciliario, por los delitos antes mencionados.

Los cargos en su contra fueron presentados cuando Echeverría tenía 84 años de edad, por medio de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMSPP). Sin embargo, en 2009 fue exonerado por un juez y liberado de todos los cargos, además de que por su edad no pisó la cárcel.

Será necesario destacar que Echeverría culpó de la matanza de 1971 al entonces alcalde de la ciudad, Alfonso Martínez, por precipitarse y enviar a la policía a sofocar la manifestación, en un episodio que aún mantiene heridas abiertas.

“No, yo de nada. He trabajado intensamente siempre, ni pido perdón a nadie ni me lo doy”, dijo en una entrevista al periodista Rogelio Cárdenas publicada en 2008 en respuesta a la pregunta sobre si había algo por lo que quisiera pedir perdón.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.