La empresa energética ucraniana Ukrenergo ha afirmado este miércoles que la central nuclear de Chernóbil ha sido «totalmente desconectada» de la red eléctrica tras las recientes operaciones llevadas a cabo por las fuerzas rusas en el marco de su invasión del país, iniciada el 24 de febrero.

«Debido a las acciones militares de los ocupantes rusos, la central de Chernóbil ha sido totalmente desconectada de la red eléctrica», ha señalado la empresa en un breve mensaje publicado en Telegram. «La central nuclear no tiene suministro eléctrico», ha agregado.

«Las acciones militares están en marcha, por lo que no hay posibilidad de restaurar las líneas», ha indicado, al tiempo que ha agregado que la localidad de Slavutich ha quedado igualmente sin suministro eléctrico.

Horas antes, Ukrenergo había apuntado en un comunicado publicado en su página web que «el sistema eléctrico es estable». «Los equipos de reparación de Ukrenergo y Oblenergos están reparando las líneas y las subestaciones dañadas una y otra vez cada día, encontrando vías de dar luz a la gente cuando la infraestructura queda totalmente destruida», ha subrayado.

En este sentido, había incidido en que «se produce suficiente electricidad para satisfacer todas las necesidades del Ejército, los hogares y otros consumidores». «No hay necesidad de economizar la electricidad», reseñó, al tiempo que hizo hincapié en que las centrales de Zaporiyia y Chernóbil, controladas por las fuerzas rusas, siguen operando.

Tras ello, el ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, ha resaltado que «la única red eléctrica que da suministro a la central nuclear de Chernóbil y todas sus instalaciones nucleares, ocupadas por el Ejército ruso, ha sido dañada». «La central nuclear de Chernóbil ha perdido todo el suministro eléctrico», ha confirmado.

«Pido a la comunidad internacional que reclame inmediatamente a Rusia un alto el fuego y permita a las unidades de reparación restaurar el suministro eléctrico», ha manifestado, antes de incidir en que «los generadores con diésel de reserva tienen una capacidad de 48 horas para dar suministro a la central».

«Después de ello, los sistemas de refrigeración de la instalación de almacenamiento de combustible nuclear utilizado se detendrá, lo que haría inminente la filtración de radiación», ha alertado. «La guerra bárbara de (el presidente ruso, Vladimir) Putin pone en peligro a toda Europa. Debe parar inmediatamente», ha zanjado.

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, ha manifestado que la situación «está siendo ejercida de forma conjunta por tropas rusas, especialistas ucranianos, el personal civil de la planta y la Guardia Nacional de ese país», según ha recogido la agencia rusa de noticias TASS.

Asimismo, ha negado las informaciones sobre un posible aumento de la radiación en la central, al tiempo que ha destacado que las operaciones en la central de Zaporiyia –la mayor central nuclear de Europa– están igualmente bajo control.

«Las acciones del Ejército ruso en esta peligrosa situación estuvieron motivadas por la necesidad de evitar una provocación nuclear por parte de nacionalistas ucranianos, que parecen no tener nada que perder. De hecho, han sido entrenados para hacerlo. Por eso, las tropas rusas están tomando bajo su control las instalaciones nucleares de Ucrania», ha zanjado.

EL OIEA DICE QUE NO HAY «UN IMPACTO CRÍTICO»

En este contexto, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha apuntado que ha sido informado por Ucrania de «la pérdida de electricidad en la central nuclear de Chernóbil» y ha resaltado que el director general del organismo, Rafael Grossi, considera que esto «viola un pilar clave de seguridad para garantizar el suministro ininterrumpido de electricidad».

Sin embargo, ha apuntado que «en este caso, el OIEA no ve un impacto crítico sobre la seguridad» y ha apuntado que «la carga caliente del combustible gastado almacenado en la piscina y el volumen de agua para enfriamiento en la central nuclear de Chernóbil es suficiente para la retirada de calor sin la necesidad de suministro eléctrico».

Durante la jornada del martes, las autoridades ucranianas pidieron ayuda al OIEA para que lidere un plan internacional que logre reemplazar al personal de la planta nuclear de Chernóbil, que aún no han rotado desde que Rusia inició la ofensiva a Ucrania.

Posteriormente, el Centro de Comunicaciones Estratégicas del Ministerio de Energía ucraniano señaló en su perfil de Telegram que ha perdido el contacto con la transmisión remota de datos desde los sistemas de control de seguridad de Chernóbil, tras lo que el OIEA destacó que el personal debe poder descansar, dado que esto es «crucial para la seguridad nuclear en general».

«Estoy profundamente preocupado por la difícil y estresante situación que enfrenta el personal de la planta de energía nuclear de Chernóbil y los riesgos potenciales que esto implica para la seguridad nuclear», dijo Grossi, quien además hizo un llamamiento a «las fuerzas en control efectivo del sitio» para que permitan de forma urgente la rotación del personal.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.