El Telescopio Espacial James Webb (JWST) ofreció dos nuevas imágenes precisas de Júpiter, que muestran sus tormentas gigantes, vientos poderosos, auroras y condiciones extremas de temperatura y presión, informó la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA).

Dichas gráficas también ofrecen a los científicos pistas adicionales sobre la vida interna de ese planeta, indicó en un comunicado publicado en sus redes sociales.

La NASA celebró este lunes la calidad de los detalles que, de acuerdo con Imke De Pater, profesora emérita de la Universidad de California y codirectora de las observaciones.

“Para ser honesta, no esperábamos que fuera tan bueno”, expresó De Pater, quien dirigió las observaciones de Júpiter con Thierry Fouchet, profesor del Observatorio de París, como parte de una colaboración internacional para el programa Early Release Science de Webb.

Webb es una misión internacional dirigida por la NASA con sus socios ESA (Agencia Espacial Europea) y CSA (Agencia Espacial Canadiense).

“Es realmente extraordinario que podamos ver detalles de Júpiter junto con sus anillos, pequeños satélites e incluso galaxias en una sola imagen”, dijo De Pater.

Las dos imágenes provienen de la cámara de infrarrojo cercano (NIRCam) del observatorio, que tiene tres filtros infrarrojos especializados que muestran detalles del planeta, señaló.

“Dado que la luz infrarroja es invisible para el ojo humano, la luz se ha mapeado en el espectro visible. Generalmente, las longitudes de onda más largas aparecen más rojas y las longitudes de onda más cortas se muestran más azules”, indicó.

Resaltó que los científicos colaboraron con la científica ciudadana Judy Schmidt para traducir los datos de Webb en imágenes.

“En la vista independiente de Júpiter, creada a partir de una combinación de varias imágenes de Webb, las auroras se extienden a grandes alturas sobre los polos norte y sur de Júpiter. Las auroras brillan en un filtro que se asigna a colores más rojos, lo que también resalta la luz reflejada por las nubes más bajas y las neblinas superiores. Un filtro diferente, asignado a amarillos y verdes, muestra brumas que se arremolinan alrededor de los polos norte y sur. Un tercer filtro, asignado a azules, muestra la luz que se refleja desde una nube principal más profunda”, aseveró.

La Gran Mancha Roja, una famosa tormenta tan grande que podría tragarse la Tierra, aparece blanca en estas vistas, al igual que otras nubes, porque reflejan mucha luz solar.

“El brillo aquí indica una gran altitud, por lo que la Gran Mancha Roja tiene brumas de gran altitud, al igual que la región ecuatorial”, señaló Heidi Hammel, científica interdisciplinaria de Webb para observaciones del sistema solar y vicepresidenta científica de AURA.

“Las numerosas ‘manchas’ y ‘rayas’ de color blanco brillante son probablemente cimas de nubes a gran altitud de tormentas convectivas condensadas. Por el contrario, las cintas oscuras al norte de la región ecuatorial tienen poca cobertura de nubes”, agregó.

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.