El subsecretario de Derechos humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas presentó el Informe de la presidencia de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa que apunta la participación de la organización Guerreros Unidos y agentes de diversas instituciones del Estado mexicano.

l Gobierno de México reconoció este jueves que «no hay indicio alguno» de que sigan con vida los 43 normalistas de Ayotzinapa que desaparecieron en 2014 a las afueras de Iguala, Guerrero, en una operación que, según un nuevo informe presentado por la Secretaría de Gobernación (Segob), puede catalogarse de «crimen de Estado«.

El ataque contra los 43 jóvenes la noche del 26 al 27 de septembre de 2014 ha simbolizado durante años la impunidad de los grupos armados y su connivencia con instituciones públicas. Las pistas presentadas en el Informe de la presidencia de la Comisión para la Verdad y el Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa apuntan a la organización Guerreros Unidos, pero también a la intervención de las fuerzas de seguridad.

El subsecretario de Derechos humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, dijo que en este suceso «concurrieron integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos y agentes de diversas instituciones del Estado mexicano» y descartó que las víctimas puedan estar vivas.

«Todos los testimonios y evidencias acreditan que fueron arteramente ultimados y desaparecidos», dijo Encinas en una conferencia de prensa en la que también declaró que, pese a algunos testimonios, los estudiantes no estuvieron juntos tras su desaparición ni se desplazaron al basurero de Cocula.

«Sus acciones, omisiones o participación permitieron la desaparición y ejecución de los estudiantes, así como el homicidio de otras seis personas», dijo el subsecretario.

«No se acreditó una acción de carácter institucional, pero sí responsabilidades claras de elementos» de las secretarías de la Defensa (Sedena) y la Marina destacados en la zona al momento de los hechos, añadió el funcioanrio, quien no detalló si esos agentes siguen activos.

Encinas aclaró que es necesario seguir investigando hasta dónde llegó la participación de efectivos del Ejército y la Marina en lo que volvió a catalogar como un «crimen de Estado».

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.