Con un escenario complejo por la invasión de Rusia en Ucrania, con al menos 15 millones de muertes por covid-19 en el mundo y con un atisbo de esperanza porque los casos van a la baja en los países que han logrado vacunar a más del 70% de su población, los 194 miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se dan cita en Ginebra, Suiza para la reunión anual del organismo, primera presencial desde que inició el brote.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó hoy su confianza en que la asamblea anual que celebra el organismo del 22 al 28 de mayo siente las bases para «poner fin a la emergencia» por covid-19, a través de una mejor distribución de tratamientos y vacunas.

La Asamblea Mundial de la Salud que se desarrolla en varias salas del Palacio de las Naciones, buscará renovar el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) para permitir una respuesta más eficaz y rápida a las emergencias sanitarias.

En la misma línea, la Asamblea debería decidir sobre la creación de un Comité Permanente de Emergencias derivado del Consejo Ejecutivo de la OMS y que deberá activarse dentro de las primeras 24 horas en caso de una emergencia sanitaria de importancia internacional, el nivel más alto de alerta de la OMS.

Al mismo tiempo, se ha iniciado el trabajo sobre un nuevo acuerdo internacional sobre salud global que, para los signatarios, debería ser vinculante y podría complementar el RSI. El pasado mes de diciembre se creó un grupo de negociación intergubernamental para trabajar en esto.

Una resolución propuesta por Ucrania debe denunciar en particular los ataques perpetrados por Moscú al sistema de salud, pero también condenar las gravísimas consecuencias de la invasión y el bloqueo de los puertos ucranianos sobre el suministro mundial y la explosión del precio de los cereales.

«La pandemia ha socavado los avances hacia las metas relacionadas con la salud en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y ha dejado al descubierto las desigualdades dentro de los países y entre ellos», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS quien será reelegido para su segundo mandato.

«La recuperación sostenida requerirá algo más que ‘retomar el camino’ y reinvertir en los servicios y sistemas existentes. Necesitamos un enfoque nuevo, lo que significa cambiar las prioridades y centrarse en las intervenciones de mayor impacto», indicó al abrir los trabajos de la Asamblea .

Por otra parte, la situación en Corea del Norte por el covid estará en la mira de la OMS ya que al menos 1.71 millones han contraído estas «fiebres» (el término que usa Corea del Norte para determinar casos sospechosos, pues apenas tiene capacidad para hacer pruebas).

La OMS expresó su preocupación por el hecho de que la mayoría de la población no está vacunada debido a la falta de vacunas además que gran parte de la población padece problemas subyacentes de salud, especialmente por malnutrición.

La OMS pidió también a Pionyang que comparta información detallada de la situación con el organismo, que está dispuesto a compartir «apoyo técnico y suministros que incluyen test, diagnósticos, medicinas esenciales y vacunas», según indicó su director general.

De igual forma se discutirá un plan de acción mundial intersectorial sobre la epilepsia y otros trastornos neurológicos 2022-2031; la prevención de la explotación, el abuso y el acoso sexual; la poliomielitis así como la iniciativa mundial de salud para la paz.

Los delegados de la Asamblea, los organismos asociados, los representantes de la sociedad civil y los expertos de la OMS también debatirán prioridades de la salud pública en una serie de mesas redondas estratégicas.

La Asamblea Mundial de la Salud es el órgano máximo decisorio de la OMS, que establece la política de la Organización y aprueba su presupuesto. A la Asamblea asisten delegaciones de los 194 Estados Miembros de la OMS

Por Staff

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.